Roadtrip por Galicia

Galicia es conocida por sus increíbles playas y sus rías, ¿pero qué hacer si vamos en Otoño y ya el clima no nos acompaña para los dias de playa?

En este post te contamos todo lo que recorrimos en 9 dias por Galicia, con viento, frío y por suerte un poco de sol.

Llegamos con poca información sobre que visitar pero tuvimos la suerte de contar con anfitriones de Airbnb listos para contarnos lo mejor que Galicia tenia para ofrecernos (ademas de su comida, obvio!)

Hicimos toda la costa de Galicia, por lo que vamos a contarles cuales creemos que son nuestros imperdibles de las Rías Altas y las Rías Baixas.

Playa de As Catedrais:

Para verlas en su esplendor hay que esperar a la baixamar que en Otoño es temprano, muuuy temprano por la mañana. El día que decidimos ir, teníamos que estar allí a las 9am para poder disfrutar un poco antes que suba el mar. Lo malo de la zona es que suele haber niebla por lo que al principio no se veía mucho, pero con el correr del tiempo fue mejorando.

La playa es hermosa, con formaciones rocosas erosionadas por el mar que forman arcos como de una catedral gótica y el hecho de que solo se pueda apreciar en bajamar hace que sientas que estás ahí para ver una función, y no defrauda.

gal3

As Catedrais

 

Cabo Estaca de Bares:

En éste viaje nos obsesionamos con los faros y los cabos y tratamos de visitar todos lo que podíamos, no sólo porque nos gustan en si, sino tambien por las increíbles vistas que se consiguen desde esos puntos.

Este faro no es la excepcion y se tiene una visión increible.

gal6

Estaca de Bares

Faro Cabo Ortegal:

Este es uno de los faros más altos en los que estuvimos, costó llegar pero valió la pena a pesar del viento que casi nos vuela.

Desde este Faro se puede observar la unión entre el Mar Cantábrico y el Oceano Atlántico.

gal4

Cabo Ortegal

San Andres de Teixido:

Es un santuario en el medio de la montaña  al que muchos peregrinos llegan caminando constantemente. Hay un dicho entre los gallegos que es que a esta capilla «vai de morto quen non foi de vivo» (va de muerto quien no fue de vivo).

gal5

Mugia:

Aqui esta el Santuario de la Virgen de la Barca y es uno de los finales del Camino de Santiago. Lo más lindo que tiene es el romper de las olas sobre las piedras. Y hablando de piedras, hay 3 piedras que se consideran consideran sagradas desde la epoca de los celtas, estando asi muy pegaditas las creencias cristianas y paganas, aunque sabemos que no es casualidad. Una de ellas promete curar dolores de espalda y de riñones si y solo si pasas 9 veces por debajo de ella, Diego lo hizo y al parecer funciona, a las otras dos tambien se le atribuyen ciertos poderes.

gal8

Finisterre:

Este lugar era considerado el fin del mundo por los romanos que lo creian el punto más occidental sobre la tierra, el fin del Camino de Santiago y también es el lugar donde hay un homenaje a nada más ni nada menos que San Martin, con busto y todo, raro encontrarlo allí.

Los atardeces que podes disfrutar aca son de pelicula y valen totalmente la pena.

gal1

Atardece en Fisterra

Bayona:

Además se sus callecitas antiguas, Bayona tiene una replica de La Pinta ya que fue el primer puerto Europeo al que llegó Pinzón luego del «descubrimiento» de América. Es muy interesante visitarla, ya que por lo menos nosotros, nos imaginábamos que tenía unas dimesiones totalmente distintas, siempre se aprende algo!!!

gal10

La Pinta

 

Castro de Santa Tecla:

Casi en el límite con Portugal se encuentra este castro donde a través de excavaciones descubireron ruinas del siglo I a.C. Podes imaginarte como vivían en esa época  y además hacer un lindo trekking por el monte.

gal7

 

Galicia tiene millones de lugares imperdibles. Nosotros tambien pudimos visitar La Coruña, Santiago de Compostela, Tuy, Mondoñedo y muchos pueblitos en el camino que nos maravillaron.

Un imperdible es Ribadavia un pueblito medieval con historias increibles que van desde la Inquisicion a la Segunda Guerra Mundial, quizas en algun momento les contemos algo de ellas.

El recorrido se disfruta muchisimo, quedarse mirando el mar desde los increibles acantilados, visitar sus cabos y faros, pasear rodeados de bosques y viñedos y disfrutar de la calidez de su gente.

Si bien en todos lados fuimos bienvenidos, Galicia fue un poco como volver a casa, nos sentimos muy cómodos, tanto que ahora en Portugal lo estamos extrañando.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *